Cuarto de hora de oración – 04/05/2016

MIÉRCOLES  04: “YO SOY EL CAMINO VERDAD Y VIDA”   .-OBRA DE MISERICORDIA: “Enseñar al que no sabe”

Inicio: intenta relajar el grupo y crear un clima de oración. Déjate guiar por el espíritu de Dios, invoca al espíritu Santo…que sea tu revelador.

Desarrollo: Leer Evangelio según Jn 14, 6- 14. La palabra de Dios hoy nos invita a sustentar nuestra fe, vida y compromiso en Jesús que es el camino la verdad y la vida. “El que me conoce a mi conoce a mi Padre”. Ver a Jesús es ver al Padre, porque Jesús es misericordia, bondad, verdad, sanación, apuesta y esperanza.

La virgen María fue la primera persona que vio a Jesús, fue creciendo y desarrollándose en su vientre día a día, lo alimentó, le dio de beber, le enseñó a caminar, le cambio sus pañales, en fin, es la persona en la tierra que más compartió y se relacionó con Jesús.  Ante tales reflexiones ¿Conoce María a Jesús? ¿Conoce al Padre? ¿Qué relación existía entre la virgen María y el Padre Dios Misericordioso? ¿Por qué fue elegida por Dios para ser la madre de Jesús?

Reflexión: Que situaciones de mi vida dicen o demuestran claramente que no logro conocer aún a Jesús y por ende al Padre bueno y misericordioso (un momento de silencio para la reflexión) Pedir a los estudiantes que expresen en que situaciones de su vida se manifiesta claramente que conocen a Jesús y al Padre Dios.

  Oración final: Canto u Oración (Anexo)

Cuarto de hora de oración – 03/05/2016

MARTES 03 (Fiesta de la cruz de mayo).- Obra de Misericordia:Perdonar al que nos ofende”. (Relacionar el evangelio y las virtudes de María con esta Obra de misericordia)

Inicio: intenta relajar el grupo y crear un clima de oración. Déjate guiar por el espíritu de Dios, pon a trabajar tu creatividad.

Desarrollo: Leer Evangelio según Jn 3,13- 17. El evangelio nos coloca ante la salud y la vida que trae la cruz de Jesús. En la cruz se revela: la grandeza y el rostro humano de Dios, que, siendo un signo de dolor, se convierte en signo autentico de luz y sanación.

La virgen María acepta voluntariamente ser la madre del señor. Es decir, aceptó libre y consciente su cruz, sabía que al salir embarazada sin casarse, era condenarse a muerte, sin embargo, lo aceptó. Aceptó pasar la vergüenza de deshonrar a su familia, siendo inocente, sin tener mancha, ni impureza.    ¿Cómo se presenta con esta barriga ante José, sus familiares y amigos?   ¡María aceptó su cruz y confió en su Padre Dios! 

Jesús nos perdona desde la cruz “señor perdónalos porque no saben lo que hacen”.  María perdonó a todos los que condenaron a Jesús, y además perdonó y comprendió las flaquezas y debilidades de los apóstoles cuando dejaron solo a Jesús en medio de su sufrimiento.

Reflexión: Ante las situaciones de conflicto con tus padres, hermanos, amigos…profesores… ¿Se te hace difícil volver acercarte a ellos? … ¿Perdonas rápido?    

Oración final: Canto u Oración (Anexo)

Cuarto de hora de oración – 02/05/2016

LUNES 02: (4 ó 5 biblias distribuidas entre el grupo) .-Obra de Misericordia:Enseñar al que no sabe”. (Relacionar el evangelio y la vida de María con esta obra de misericordia)

Inicio: intenta relajar el grupo y crear un clima de oración. Guíate por los cuartos de Hora de meses anteriores.

Desarrollo: lectura del Evangelio Jn 15,26—16-4, el evangelista nos invita a anunciar con madurez y audacia el evangelio y nos dice que el defensor del misionero es el mismo espíritu.

¿Por qué los católicos le dan tanta importancia a la Virgen María? ¿Es qué la Virgen María aparece en la Biblia?    Sí, la Virgen María aparece en la Biblia. – ¿Dónde? –

Te invito a leer esto:

En el Antiguo Testamento:  –  Génesis 3,15: aparece en forma profética: “su descendencia te aplastará la cabeza”. Es la Nueva Eva.

–  Isaías 7,14: es la Madre del Mesías. “El Señor mismo les va a dar una señal: la joven está en cinta y va a tener un hijo, al que pondrá por nombre Emanuel”.

– Miqueas 4, 10-14 y Sofonías 3, 12-18: donde aparece proféticamente como Hija de Sion.

 En el Nuevo Testamento:     Mateo 1-2 y Lucas 1-2: En la infancia de Jesús    Marcos 3, 31-35 y Juan 2, 1-12: En la vida pública de Jesús. Juan 19, 25-27: En la Pasión y Muerte de Nuestro Señor.   Hechos 1, 12-14: En la primera comunidad cristiana.    Apocalipsis 12, 1-17.   Gálatas 4, 4-7: “Dios envió a su Hijo nacido de mujer…”

Como podemos observar, María Virgen, siempre aparece asociada a su Hijo.  Es “llena de gracia”, según el Ángel; es “dichosa por haber creído”, como le dice su prima Isabel; es “bienaventurada”, como ella misma dice que será “llamada por todas las generaciones”. Es la “Madre del Señor”. Su felicidad se debe a haber escuchado y cumplido la voluntad de Dios. El primer milagro se hizo por la intersección de la virgen María. Jn. 2, 1-4

Reflexión personal: ¿Qué papel tiene María en la historia de la salvación? ¿Cómo acompañó María a su Hijo Jesús en la misión que le encargó Dios Padre? (Dejar que dos o tres alumnos expresen sus pareceres, orientar y respetar las opiniones aun cuando no comulguen con los nuestros).

María anuncio con madurez y audacia su misión de anunciar el evangelio.

Obra de Misericordia: “Enseñar al que no sabe”. María nos enseña, nos muestra y entrega a su hijo por la salvación de la humanidad. Sólo el que posee el Espíritu Santo puede ser misericordioso.

Oración Final: Canto u Oración (Anexo)

Cuarto de hora de oración – 29/04/2016

Día 29 de abril.- El diamante

Érase una vez, hace mucho tiempo, un rey que vivía en Irlanda. En aquellos tiempos, Irlanda estaba dividida en muchos reinos pequeños, y el reino de aquel rey era uno más entre esos muchos. Tanto el rey como el reino no eran conocidos, y nadie les prestaba mucha atención. Pero un día el rey heredó un gran diamante de belleza incomparable de un familiar que había muerto. Era el mayor diamante jamás conocido. Dejaba boquiabiertos a todos los que tenían la suerte de contemplarlo.

Los demás reyes empezaron a fijarse en este rey porque, si poseía un diamante como aquél, tenía que ser algo fuera de lo común. El rey tenía la joya perpetuamente expuesta en una urna de cristal para que todos los que quisieran pudieran acercarse a admirarla. Naturalmente, unos guardianes bien armados mantenían aquel diamante único bajo una constante vigilancia. Tanto el rey como el reino prosperaban, y el rey atribuía al diamante su buena fortuna.

Un día, uno de los guardias, nervioso, solicitó permiso para ver al rey. El guardián temblaba como una hoja. Le dio al rey una terrible noticia: había aparecido un defecto en el diamante. Se trataba de una grieta, aparecida justamente en la mitad de la joya.

El rey se sintió horrorizado y se acercó corriendo hasta el lugar donde estaba instalada la urna de cristal para comprobar por sí mismo el deterioro de la joya. Era verdad. El diamante había sufrido una fisura en sus entrañas, defecto perfectamente visible hasta en el exterior de la joya.

Convocó a todos los joyeros del reino para pedir su opinión y consejo. Sólo le dieron malas noticias. Le aseguraron que el defecto de la joya era tan profundo que si intentaban subsanarlo, lo único que conseguirían sería que aquella maravilla perdiera todo su valor. Y que si se arriesgaban a partirla por la mitad para conseguir dos piedras preciosas, la joya podría, con toda probabilidad, partirse en millones de fragmentos.

Mientras el rey meditaba profundamente sobre esas dos únicas tristes opciones que se le ofrecían, un joyero, ya anciano, que había sido el último en llegar, se le acercó y le dijo: -Si me da una semana para trabajar en la joya, es posible que pueda repararla.

Al principio, el rey no dio crédito alguno a sus palabras, porque los demás joyeros estaban totalmente seguros de la imposibilidad de arreglarla. Finalmente el rey cedió, pero con una condición: la joya no debía salir del palacio real.

Al anciano joyero le pareció bien el deseo del  rey. Aquél era un buen sitio para trabajar, y aceptó también que unos guardianes vigilaran su trabajo desde el exterior de la puerta del improvisado taller, mientras él estuviese trabajando en la joya.

Aun costándole mucho, al no tener otra opción, el rey dio por buena la oferta del anciano joyero. A diario, él y los guardianes se paseaban nerviosos ante la puerta de aquella habitación. Oían los ruidos de las herramientas que trabajaban la piedra con golpes y frotamientos muy suaves. Se preguntaban qué estaría haciendo y qué es lo que pasaría si el anciano los engañaba.

Al cabo de la semana convenida, el anciano salió de la habitación. El rey y los guardianes se precipitaron al interior de la misma para ver el trabajo del misterioso joyero.

Al rey se le saltaron las lágrimas de pura alegría. ¡Su joya se había convertido en algo incomparablemente más hermoso y valioso que antes! El anciano había grabado en el diamante una rosa perfecta, y la grieta que antes dividía la joya por la mitad se había convertido en el tallo de la rosa.

Así es como Dios nos cura. Trabaja nuestro mayor defecto y lo convierte, y con él a nosotros, en algo hermoso.

Cuarto de hora de oración – 28/04/2016

Día 28 de abril.- La ostra perlífera

Piensa: has vivido algo que te ha dolido mucho? Una decepción de un amigo, un fracaso en tus estudios?…

Era una ostra marina. No un caracol. Marina era un bicho de profundidad y, como todas las de su raza, había buscado la roca del fondo para agarrarse firmemente a ella. Una vez que lo consiguió, creyó haber dado con el destino claro que le permitiría vivir sin contratiempos su ser de ostra.

Pero el Señor había puesto su mirada en Marina. Y todo lo que en su vida sucedería, tendría como gran responsable al mismo Señor Dios. Porque el Señor Dios en su misterioso plan para ella, había decidido que Marina fuese valiosa. Ella simplemente había deseado ser feliz.

Y un día el Señor Dios colocó en Marina su granito de arena. Literalmente: un granito de arena. Fue durante una tormenta de profundidad. De ésas que casi no provocan oleaje de superficie, pero que remueven el fondo de los océanos.
Cuando el granito de arena entró en su existencia, Marina se cerró violentamente. Así lo hacía siempre que algo entraba en su vida. Porque es la manera de alimentarse que tienen las ostras. Todo lo que entra en su vida es atrapado, desintegrado y asimilado. Si esto no es posible, se expulsa hacia el exterior el objeto extraño.
Pero con el granito de arena, la Ostra Marina no pudo hacer lo de siempre. Bien pronto constató que aquello era sumamente doloroso. La hería por dentro. Lejos de desintegrarse, más bien la lastimaba a ella. Quiso entonces expulsar ese cuerpo extraño. Pero no pudo.

Ahí comenzó el drama de Marina. Lo que Dios le había mandado pertenecía a aquellas realidades que no se dejan integrar, y que tampoco se pueden suprimir. El granito de arena era indigerible e inexpulsable. Y cuando trató de olvidarlo, tampoco lo pudo hacer. Porque las realidades dolorosas que Dios envía son imposibles de olvidar o de ignorar. Están siempre presentes.

Frente a esta situación, se hubiera pensado que a Marina no le quedaba más que un camino: luchar contra su dolor, rodeándolo con el pus de su amargura, generando un tumor que terminaría por explotarle envenenando su vida y la de todos los que la rodeaban.
Pero en su vida había una hermosa cualidad. Era capaz de producir sustancias sólidas. Normalmente las ostras dedican esta cualidad a su tarea de fabricarse un caparazón defensivo, rugoso por fuera y terso por dentro. Pero también pueden dedicarlo a la construcción de una perla. Y eso fue lo que realizó Marina. Poco a poco, y con lo mejor de sí,  una sustancia llamada nácar, fue rodeando el granito de arena del dolor que Dios le había mandado, y a su alrededor comenzó a nuclear una hermosa perla.

Me han comentado que normalmente las ostras no tienen perlas. Que éstas son producidas sólo por aquéllas que se deciden a rodear, con lo mejor de sí mismas, el dolor de un cuerpo extraño que las ha herido.

Muchos años después de la muerte de Marina, unos buzos bajaron hasta el fondo del mar. Cuando la sacaron a la superficie, se encontró en ella la hermosa perla de su vida. Al verla brillar con todos los colores del cielo y del mar, nadie se preguntó si Marina había sido feliz.
Simplemente supieron que había sido valiosa.

Las heridas que yo recibo ¿Las rodeo de nácar?  ¿Con qué acciones contribuyo a que  de mis heridas formen perlas?

O más bien las heridas que recibo de quienes me rodean ¿Permanecen abiertas rezumando resentimiento, envidia, rencor…?

Cuarto de hora de oración – 27/04/2016

Día 27 de abril.- EL FRASCO DE VIDRIO Y EL CAFÉ

Pienso: ¿Qué cosas son importantes para mí?

Un profesor, delante de sus alumnos de la clase de filosofía, sin decir ni una palabra, tomó un frasco grande de vidrio y procedió a llenarlo con pelotas de golf. Después preguntó a los estudiantes si el bote estaba lleno. Los estudiantes estuvieron de acuerdo en decir que sí.

El profesor tomó una caja llena de perdigones y los vació dentro del bote. Éstos llenaron los espacios vacíos que quedaban entre las pelotas de golf. El profesor volvió a preguntar de nuevo a los estudiantes si el frasco estaba lleno, y ellos volvieron a contestar que sí.

A continuación, el profesor tomó una caja con arena y la vació dentro del frasco. Por supuesto que la arena llenó todos los espacios vacíos y el profesor volvió a preguntar de nuevo si el frasco estaba lleno. En esta ocasión, los estudiantes le respondieron con un sí unánime.

El profesor, rápidamente, añadió dos tazas de café al contenido del frasco, y, efectivamente, el café llenó todos los espacios vacíos entre la arena. Los estudiantes reían.  Cuando la risa se fue apagando, el profesor les dijo: – “Quiero que se fijen en este frasco, que representa la vida.

Las pelotas de golf son las cosas importantes, como la familia, los hijos, la salud, los amigos, el amor, cosas que nos apasionan. Son cosas que, aunque perdiéramos el resto y nada más nos quedasen éstas, nuestras vidas aún estarían llenas. Los perdigones son las otras cosas que nos importan, como el trabajo, la casa, el coche… La arena es el resto de las pequeñas cosas. Si primero pusiéramos la arena en el frasco, no habría espacio para los perdigones, ni para las pelotas de golf.

Lo mismo sucede con la vida. Si utilizáramos todo nuestro tiempo y energía en las cosas pequeñas, no tendríamos nunca lugar para las cosas realmente importantes. Presta atención a las cosas que son cruciales para tu felicidad. Reconócelas.

Para algunos  salir  con un amigo, mirar una película, reírte a gusto con ese amigo de siempre, jugar con tus amigos, leer un libro que querías, unos largos ratos en la piscina un fin de semana diferente, irte a una convivencia, escuchar ese cd que te grabaron…

Uno de los estudiantes levantó la mano y le preguntó qué representaba el café.

El profesor sonrió y le dijo: – “¡Me encanta que me hagas esta pregunta! El café es para demostrar que aunque tu vida te parezca llena, siempre hay un lugar para dos tazas de café con un amigo…”

Ahora piensa: ¿Cómo tengo que organizar mi vida para responder primero a lo más importante?

Cuarto de hora de oración – 26/04/2016

Día 26 de abril  Las cuatro actitudes del budista iluminado.

“Había un discípulo del Buda que se llamaba Srona. Era un hombre joven de delicada salud y había nacido en una familia rica. Se había entregado en serio a la tarea de alcanzar la iluminación como su gran maestro: Buda, el iluminado. Y se esforzaba tanto que, según se decía, sus pies sudaban sangre. Buda sintió compasión por él y le dijo: “Srona, hijo mío, ¿no has estudiado en tu casa cómo tocar el arpa? Entonces sabrás que el arpa no puede crear música si sus cuerdas están demasiado tensas. Para hacer música, las cuerdas han de estar tensadas lo justo, ni flojas ni tensas. Esforzarse por la iluminación es como afinar el arpa. No se alcanza la iluminación haciéndose el perezoso, como tampoco se alcanza si se tensan demasiado las cuerdas de la mente. Hay que tener consideración en todo y actuar con sabiduría”. Srona comprendió estas palabras y, al fin, logró lo que buscaba

El cristiano también puede estar de acuerdo con las actitudes de Buda. Jesús nos aconseja a hacernos como niños, sencillos y confiados en la mano de Dios. La fe ocupa un lugar intermedio entre la creencia y el fanatismo.

La creencia es una fe sin fundamento, un dejarse llevar por los sentimientos, por lo que se dice y se cree. Y el fanatismo, por el contrario, es una fe que se concentra toda en ciertas prácticas y devociones. El fanático pretende llegar a Dios con sus propios esfuerzos sin esperar que Dios se acerque y le conceda gratuitamente sus dones.

La fe no es ni creencia ni fanatismo. La Fe  es confiar en Dios y sentirse seguros de su amor. Fe es no preocuparse sino de una sola cosa: buscar, conocer y realizar la voluntad de Dios.

¿Crees que Dios te ama? ¿Qué necesitas para estar seguro?

¿Cómo reciclar en nuestro colegio?

pasos reciclaje

Información para representantes de Media General

cropped-Colegio-Teresiano-Logo.png

Caracas,  25 de abril  de 2016

INFORMACIÓN PARA REPRESENTANTES DE MEDIA GENERAL (1ro a 5to año)

Ante todo un cordial saludo y los mejores deseos en este día

La presente comunicación tiene como finalidad informar sobre la salida del MIÉRCOLES 27 DE ABRIL SERÁ A LAS 10:15 am para  todos los cursos de Media General (1er a 5to año)Y EL DÍA JUEVES 28 NO HABRÁ ACTIVIDADES con los estudiantes. Esto debido a los Consejos de sección que deben realizarse de acuerdo a lo estipulado en el calendario de MPPE

Agradecemos su atención y solicitamos su colaboración tomando las medidas correspondientes.

Atentamente

COORDINACIÓN DE MEDIA GENERAL

Cuarto de hora de oración – 25/04/2016

Día 25 de abril  Hay que festejar también la tristeza porque es parte de la vida.

¿Y qué tal la tristeza?

Si estás triste. no te identifiques con la tristeza. Hazte testigo de tu estado de alma y disfruta ese momento de tristeza, porque la tristeza también tiene su belleza. Nunca la has observado. Te identificas tanto con tu estado de ánimo que no tienes distancia para ver la belleza de un momento triste. Si te observas bien, verás qué tesoros te has perdido hasta ahora. Cuando estás contento, nunca tiene tu vida la profundidad que tiene cuando estás triste. La tristeza tiene profundidad; la felicidad tiene un toque de superficialidad. La tristeza no son las olas de superficie, es la profundidad misma del océano Pacífico: millas y millas sin fondo.

He aquí otra página de C. Vallés que nos dice cómo encarar la tristeza cuando viene.

La vida tiene su polaridad. La felicidad es un polo; la tristeza, el otro. Y para celebrar la vida tienes que tomarla en su totalidad. Sin totalidad no hay celebración. Una vida que tenga sólo beatitud, tendrá extensión, pero no tendrá profundidad. Así como una vida que tenga sólo tristeza no tendrá amplitud. Necesitamos todas las dimensiones de la vida para vivirla plenamente. La vida entera, toda la vida es buena. Hay que tomarla en su totalidad para celebrarla. La celebración no puede someterse a condiciones diciendo: “Celebraré la vida cuanto esté contento” No celebraré la vida también cuando no esté contento” La celebración es incondicional. Yo celebro la vida, y la vida está ahí para celebrarla.

Piensa: ¿Generalmente estoy alegre? ¿O más bien triste? ¿Qué  me alegra? ¿Qué me entristece?  ¿Qué hago cuando estoy triste?

1 2 3 12