4to. Año Ciencias – Cronograma de actividades de superación (2da. Forma)

Cronograma de actividades de aprendizaje intensivo y de superación – 1ero. a 4to. Año

Cuarto de hora de oración – 30/06/2016

Jueves 30 de junio.

El valor de la autoridad: la autoridad es algo que se tiene que ganar a pulso, y supone un respeto y un reconocimiento por parte de los demás que ven en nuestras decisiones muestras de esa razón. El ejercicio del poder puede ser caprichoso y arbitrario, puede basarse en la coacción y la amenaza, pero el ejercicio de la autoridad siempre descansa sobre el respeto, la honestidad y la razón.

Iluminación Bíblica: Jesús calma la tormenta. Jesús y sus discípulos cruzan un lago en barco. Mientras viajaban, Jesús se durmió. En ese momento una gran tormenta azotó al barco, y los discípulos se asustaron. Despertaron a Jesús y este los retó por su falta de fe. Luego reprendió al viento y el mar se calmó. Los discípulos no podían creer lo que habían visto. (Marcos 4:35-41)

Iluminación carismática: “Pues tenemos Rey poderoso y tan gran Señor que todo lo puede y a todos manda, no hay que temer, andando, como he dicho, en verdad delante de Su Majestad y con limpia conciencia”. STJ

“Dios no ha de forzar nuestra voluntad; toma lo que le damos; mas no se da a sí del todo hasta que nos damos del todo”.  STJ

Listas de útiles escolares – 3ero. 4to. y 5to. Año

Estimados padres, madres y representantes: compartimos con ustedes las listas de útiles escolares correspondientes a 3ero., 4to. y 5to. Año.

 

Cuarto de hora de oración – 29/06/2016

Miércoles 29 de junio.

Iluminación Bíblica: San Pedro y San Pablo, Apóstoles

Pedro es el amigo frágil y apasionado de Jesús, el hombre elegido para ser “la roca” de la Iglesia.  Pablo, de perseguidor de los cristianos se convirtió en Apóstol y modelo de evangelizador. La Iglesia une en una única fiesta estas dos columnas y propone a los creyentes de hoy la confianza de Dios en sus creaturas, el triunfo de la gracia sobre los atributos humanos. Lectura del Libro de los Hechos de los Apóstoles (He 12, 1-11)

Iluminación carismática: “Nada haré por la fuerza, si no es por la fuerza del amor” San Enrique de Ossó

Que tengamos la libertad y audacia de Pedro y Pablo para convertir nuestra vida, familia, comunidad eclesial y trabajo, en lugares vivificadores donde muchos hombres y mujeres se encuentren, actualicen la misericordia, practiquen la solidaridad, crezcan en su fe y multipliquen la esperanza.

Cuarto de hora de oración – 28/06/2016

Martes 28 de junio.

Iluminación Bíblica: la palabra de Dios nos invita hoy a fortalecer nuestra entereza para afrontar con madurez y sabiduría las dificultades y retos propios de la vida personal y social. Lectura del Santo Evangelio según San Mateo (Mt 8, 23-27)

Iluminación carismática: “Déjate en manos de Dios, tu Padre que sabe, puede y quiere darte de los que más te conviene” San Enrique de Ossó

El valor de la autoridad: la autoridad debe estar al servicio de la libertad, para apoyarla, estimularla y protegerla a lo largo de su proceso de maduración. Dios quiere que honres a tus padres. El verbo honrar es un verbo amplísimo que implica respetar, obedecer, admirar, agradecer, querer, ayudar.

Tus padres te han dado todo, no sólo la herencia genética o tu ADN, sino también recibiste los cuidados maternos, la alimentación, el vestido, la educación, la fe. También este mandamiento te pide que respetes la autoridad de tus padres y de quienes ejercen algún mando en tu vida. Al confiar Dios a los padres la vida y la educación del hijo los ha dotado de autoridad.

La autoridad debe estar al servicio de la libertad, para apoyarla, estimularla y protegerla a lo largo de su proceso de maduración. La autoridad es necesaria, ¿no crees? ¿Qué pasaría si en el mundo no hubiese autoridad? Sin autoridad no hay sociedad ni disciplina, ni orden… habría caos, anarquía. No puede haber autoridad sin Dios. En un último término, la autoridad legítima viene de Dios.

Cuarto de hora de oración – 27/06/2016

Lunes 27 de junio. Presencia de la Compañía de Santa Teresa de Jesús en Venezuela.

Parábola del buen samaritano: “…Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de unos salteadores que, después de haberle despojado, le cubrieron de heridas y se marcharon, dejándolo medio muerto. Bajaba casualmente por el mismo camino un sacerdote; y, viéndole, pasó de largo. Asimismo, un levita, llegando cerca de aquel lugar, lo vio y pasó de largo. Pero un samaritano que iba de camino llegó hasta él, y al verlo se movió a compasión, y acercándose vendó sus heridas echando en ellas aceite y vino; lo hizo subir sobre su propia cabalgadura, lo condujo a la posada y él mismo lo cuidó. Al día siguiente, sacando dos denarios, se los dio al posadero y le dijo: Cuida de él, y lo que gastes de más te lo daré a mi vuelta. ¿Cuál de estos tres te parece que fue el prójimo de aquel que cayó en manos de los salteadores? Él le dijo: El que tuvo misericordia con él. Pues anda, le dijo entonces Jesús, y haz tú lo mismo” (Lc. 10, 25-37).

La Compañía de Santa Teresa de Jesús ha nacido como don de Dios y fruto de la vida de fe y amor de un hombre santo. Enrique de Ossó experimentó la bondad y el amor de Dios. Vivió su identificación con Jesús en un camino propio de encuentro existencial con María y Teresa y se transformó en apóstol del conocimiento y amor de Jesucristo. Así se fue configurando su corazón de sacerdote, padre y maestro, así como el buen samaritano fue misericordioso y extendió su obra por el mundo, para favorecernos a todos.

En respuesta a las situaciones de su tiempo llevó adelante múltiples iniciativas apostólicas y recibió el carisma de fundador de la Compañía. El Espíritu sigue impulsando la vida de nuestra familia religiosa y su despliegue en el tiempo. La Iglesia hace suyo el carisma de la Compañía y la reconoce como Instituto religioso apostólico de derecho pontificio”. Los Teresianos en Venezuela pertenecemos a la Compañía de Santa Teresa de Jesús, fundada en 1876 por San Enrique de Ossó y Cervelló, un sacerdote Catalán nacido en Vinebre, España.

Reflexión.: hoy… desde la falta de sentido en la vida, desde el clamor de los empobrecidos/as y desfavorecidos/as de la tierra, desde la naturaleza que se desborda, desde el sufrimiento humano manifestado en tantas circunstancia y personas… ¿Qué nos inspira a nosotros el Espíritu? Así nos soñó. Nos imaginó hombres y mujeres de fe, apasionadas por Jesús y su Reino, buscadores de la verdad, audaces y de corazón sencillo… Capaces de abrir camino con otros/as. “Nadie lo sabe. ¿Es inspiración o idea de hoy?”. Y su corazón joven se fue fraguando poco a poco en el fuego del Amor del Espíritu y esperó confiado en el Dios que nunca falta.

140° aniversario de la Compañía de Santa Teresa de Jesús

Estimada Familia Teresiana:

Compartimos el vídeo realizado por la Coordinación de Pastoral del Colegio Teresiano Nuestra Señora de Coromoto El Paraiso, en honor a la Comunidad de hermanas de esa institución en el marco de la celebración de sus 140 años de fundación por el Padre San Enrique de Ossó.

Cuarto de hora de oración – 23/06/2016

Jueves 23 de junio. Fundación de la Compañía de Santa Teresa de Jesús:

Dada la constitución de esta hermosa Congregación, por necesidad debía desarrollarse con la bendición del cielo, otorgada de un modo visible por el Sumo Pontífice y demás Prelados de la Iglesia, realizándose paulatinamente el vasto plan de su fundador, que según el sentir de varios señores Obispos ha de dar por resultado la salvación de la fe en España.

Lo que en un principio podía parecer una amable ilusión hija de un buen deseo, hoy se ha traducido en obra con la gracia del Señor

Así nació la Compañía de Santa Teresa de Jesús con estas palabras Enrique ha invitado a sus lectores de la revista Teresiana a pedir por esta nueva fundación.

  • Se le puede preguntar a los estudiantes si conocen ¿Qué es la Compañía Santa Teresa de Jesús?; ¿Conocen a alguna hermana teresiana?; ¿Quiénes son las hermanas teresianas?

Así se describen hoy las hermanas teresianas:

La Compañía de Santa Teresa de Jesús es fruto de la experiencia espiritual y apostólico-teresiana de su Fundador, Enrique de Ossó. Él nos remite a Teresa de Jesús, como discípula y esposa-apóstol de Jesús. En ella encontramos un modo específico de ser mujer y de entender a la persona humana, de relacionarnos con Dios y con los otros, con nosotras mismas y con el mundo.

Desde la identidad carismática hemos sido convocadas para “promover los intereses de Jesús por todo el mundo a través de la oración, enseñanza y sacrificio”. Retomamos las palabras de Enrique de Ossó para releer hoy estos “tres apostolados”: la relación de amor que nos centra, “tratar de amistad”; la orientación educadora que nos impulsa, “conocer y amar y hacerle conocer y amar”; la totalidad y radicalidad que supone la consagración “emplear todo el caudal, los talentos las fuerzas”… para ir “donde más peligren los intereses de Jesús”, “consagrarnos con toda libertad y de lleno a orar y educar.” Expresado por Teresa como “correr la misma suerte que corrió Jesús”.

  •  La realidad en la que nos movemos, se nos muestra plural y buscamos dar respuesta evangélica a ello.

Nos encontramos ante un mundo que cambia con sorprendente rapidez y profundidad; que se muestra plural y por ello todas nos vemos obligadas a vivir y convivir con personas de culturas, tradiciones, intereses, creencias y lenguajes no sólo distintos sino con frecuencia contrapuestos y antagónicos. Un mundo que reclama la autonomía de lo secular y que tiene el deseo de igualdad, justicia, participación y pluralismo político.

  • Para finalizar repetimos juntos: “Señor que dijiste todo lo que pidan al Padre en mi nombre se les dará, donde hay dos o tres reunidos en mi nombre allí estoy yo en medio de ellos, confiando en tu palabra, nos unimos en tu nombre, con una misma Fe, Esperanza y Amor. Con el deseo de conocernos y conocerte, amarte siempre y hacerte conocer y amar. Amén.”

Cuarto de hora de oración – 22/06/2016

Miércoles 22 de junio. Presencia de la Compañía de Santa Teresa de Jesús en el mundo.

Parábola del grano de mostaza: “…El Reino de los Cielos es semejante al grano de mostaza que tomó un hombre y lo sembró en su campo; es ciertamente la más pequeña de todas las semillas, pero cuando ha crecido es la mayor de las hortalizas, y llega a ser como un árbol, hasta el punto de que los pájaros del cielo acuden a anidar en sus ramas…”(Mt. 13. 31-33)

Enrique de Ossó impregnado por el optimismo de la antropología teresiana y por el dinamismo modernista de finales del siglo XIX, sembró no uno sino muchos granos de mostaza por el mundo siempre con un único objetivo: transformar el mundo al estilo de Jesús de Nazaret.

Todo este afán renovador fue haciendo que naciera en él la idea de crear la Compañía de Santa Teresa de Jesús. La sociedad necesitaba para fermentar otra levadura: la cultura. Sólo mediante la Educación y el Evangelio se llegaría a construir una nueva civilización. Con la intención de aunar estas dos vertientes, el dos de abril de 1876 decidió fundar la Compañía de Santa Teresa y, de forma muy acorde con su talante, las primeras hermanas hicieron los votos el 23 de junio del mismo año. La Compañía fue, desde su creación, su obra predilecta, aquella a la que dedicaría más desvelos, la que le dio la posibilidad de incidir de forma más profunda en el entorno, la que pervive con más fuerza de todas las que ideó. Después de fundar la Compañía, durante sus últimos 20 años, Enrique de Ossó no dejó ni un momento de trabajar, dando su vida por el reino y, de forma especial, atendiendo a cada una de las hermanas, a cada uno de los problemas de la congregación.

Reflexión: ¿Cambiaría el mundo si cada uno sembrara su granito de mostaza?; así como Jesús y Enrique fueron transformadores del mundo, ¿Cómo podemos transformar nuestra realidad, desde nuestros pequeños esfuerzos?; ¿Qué puedes aportar para hacer de este un mundo mejor?…

Sólo al final de los tiempos se desplegarán todas las virtualidades del reino de Dios. Por esto, la esperanza debe mover a quienes viven en cada momento histórico concreto. Es bien conocida la fuerza de la esperanza en los hombres. En este caso, se dice que la meta no es una utopía, sino que el reino de paz, amor, justicia y libertad es realizable por especial querer de Dios. Al final se alcanzará un progreso sorprendente.

1 2 3 17